10 de setembro de 2009

O material escolar novo

Para min o mellor do comezo do curso sempre foi ir mercar o novo material para o ano. Os libros, as libretas, as pinturas, as mochilas... non todo se mudaba de cada vez pois sempre aproveitabas dun ano para outro algún material, ou herdabas libros do irmán, do primo, do veciño,... Mas o pouco (ou o moito) que tocaba mercar ese ano era todo un tesouro.



Os libros sempre foron o que máis ilusión daba, se eran novos encantábame abrilos e sentir aquel arrecendo a tinta, e se eran herdados tamén gostaba de abrilos, borrar o nome do anterior propietario e pór o meu, borrar os exercicios ou as declaracións de amor,... e recordo á miña nai escribindo o noso nome en papeliños para logo ilos pegando por dentro do forro transparente de xeito que o seguinte propietario puidera quitalos con facilidade para pór o seu nome.
E ver a pila de libros xa forrados, eran un montón! aínda podo sentir as bolboretas no estómago! que nervios e que ilusión todo o que íamos aprender! que interesante parecía todo! estaba xa desexando facer aquel experimento, ou ler aquel libro, ou... Creo que a ilusión nunca durou máis dun mes :(

Coñecer ó profesor (ou profesores) que che ían "tocar" ese ano tamén era unha parte moi importante e case sempre decepcionante ou mesmo aco...ngojante, porque hai que ver cos elementos que pode toparse un!! tiven un profesor que tratábamos de Don do que non recordo o nome mas podo ver a súa cara e o seu branco bigote perfectamente, que fumaba puros en clase, e falo de sexto ou sétimo de E.X.B.!

E os compañeiros! estaríamos xuntos un ano máis? quen me tocaría de compañeiro de mesa? Isto non daba tantos nervios, a pesar de que no meu primeiro ano do instituto tocoume nunha clase onde a metade eran repetidores ou "tripitidores". Podedes imaxinarvos o desenrolo das clases: un que lle intenta queimar o pelo á compañeira ou meterlle man á mestra, outro fumando na clase no fondo da aula,... e ollo que eu estudei nun dos mellores institutos da cidade.

Mas non todo foi malo, case cada mes vexo (vemos) á profe que me aprendeu a ler e falamos un ratiño e fala tamén coa miña pequenada e non sempre recorda ó máis pequeno mas sempre comenta fachendosa ás amigas que fun a súa alumna e eu síntome feliz de ter estudado con ela e tamén das aulas que tiñamos a sorte de ter co seu home (un coñecido pintor e belísima persoa).

Feliz volta (ou non) ó cole.

14 comentários:

  1. Me gusta mucho el material nuevo y la ilusión por los comienzos. besitos y que la ilusión permanezca todo el curso.

    ResponderEliminar
  2. Meni, a mi también me gustaba estrenar todo y volver al cole. Es el comienzo de muchas cosas.
    Te gustan las tijeras eh? porque en una entrada, no me acuerdo cual habia una foto que ya tenias unas cuantas y ahora más jejeje.
    Mis hijos empiezan el cole el lunes. Francesc comienza este año en la guarderia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Mónica veo que a todos nos gusta estrenar :)

    Mª José hahahaha sí, tenemos un montón de tijeras y aún así nunca están cuando las necesitas :D
    Aquí las clases comienzan mañana.

    Besitosss

    ResponderEliminar
  4. Vaya Meni, me alegra que te/os ilusione... aunque esto no lo compartimos... a mi me daba un dolor de estomago tremendo "la vuelta al cole" y a mis hijos igual ¿será hereditario?

    Cuando dejamos el cole ya no volvimos a comprar nada, y era lo que más nos gustaba, jejeje... supongo que tiene su puntito de rebeldia ;-D

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Carmiña creo que no has leído bien :)

    ¿Y cómo haciais? ¿os regalaban el material? En casa estamos por hacernos accionistas de papel, pinturas y pegamento :DDDD

    besiñossss

    ResponderEliminar
  6. Vale, usare el traductor.

    Me refería al comentario sobre la emoción de estrenar libros (nuevos o usados), estrenar cuadernos, y esas cosas. Yo detestaba los libros de texto, sentía que me escatimaban el conocimiento... a mi me gustaba leer libros de mayores que aunque tuvieran fotos, pero no esos dibujos, ni los esquemas y que profundizaban, y nombraban a otros autores... eso me encantaba... y claro me embarcaba en lecturas más allá de lo permitido, y cuando me daba cuenta ya iban dos temas por delante de mi. Y luego me suspendían, obviamente.

    La verdad es que en nuestra casa siempre han sobrado los cuadernos... tenemos aún un montón en blanco (de los que regalan en las campañas publicitarias de las ONG's y en los congresos de "algo")... a lo largo del curso íbamos comprando lo que necesitábamos (usábamos mucho los rollos de papel continuo, kilos y kilos de plastilina, arcilla... lo normal) pero empezábamos como quien no quiere la cosa, con el material que había en casa... como para pasar de puntillas sobre el inicio del curso.

    ResponderEliminar
  7. Te resumo ;)

    Hablo de lo que suponía para mí el inicio del curso cuando era pequeña, una ilusión y una esperanza truncada en apenas un mes, intentaba recordar y contaros cómo me sentía en aquellos años por estas fechas, de la ilusión que me hacía ver los libros nuevos y sobre todo olerlos! ¡cómo me gustaba el olor de los libros nuevos! y hablo de que esos libros parecían abrir mundos fantásticos que nunca llegaban y que todo lo que esperaba de ellos nunca llegó.
    Creo que la ilusión se centraba en lo que podría venir.

    No recuerdo mis libros "infantiles", quizás no usábamos de aquella, estaba recordando años más "mozos" :) Aún hoy tengo libros guardados, libros preciosos llenos de conocimiento y de ilusiones robadas.


    En casa no hacemos nada para el "incio del curso" porque en realidad tampoco acaba nunca hehehe El material también lo compramos cuando hace falta, claro, y libretas no usamos pero ya te digo que lo que hablaba era del pasado :)

    Hoy empezó el curso aquí, nosotros hemos salido a pasear por la mañana por calles desiertas de risas y carreras.

    Besitosssssss

    ResponderEliminar
  8. Por cierto :)

    Siempre olvido que escribo en una lengua que no es la vuestra, increíble!! lo mío es para hacérselo mirar :DDDD

    ResponderEliminar
  9. Meni, a mi el olor de una caja nueva de lápices de colores me transporta al salon de kinder, siempre! y también reuerdo el comprar, forrar y marcar los libros y nuevos y ojearlos todos hasta el final!!

    Creo que yo disfruté mucho el aprender por mi cuenta, aunque me ganara el odio del resto de la clase, tal vez no se me hace familiar esa frustración o desilusión de la que hablas.

    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  10. umm, si! el olorcillo a nuevo del material escolar aun me transporta al pasado. Me encantaba esa sensacion de cosas por estrenar.

    besos

    ResponderEliminar
  11. Meni, las chicas galegas acaban de ganar por segundo año la Bandera de la Kontxa en traineras. Ha sido emocionante. ¡Felicidades a las mujeres galegas!. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Ana P. de verdad te odiaba el resto de la clase? me parece increíble! lo siento muchísimo :( Yo me llevaba bien con mis compañeros pero tenía tantas ilusiones que fueron quedando por el camino!

    Maite el olfato es el sentido que más recuerdos nos trae y es curioso porque quizás es el más ignorado.

    Madalen si es que las galleguiñas valemos un potosí :D


    Un besito grande a las tres y gracias por vuestra compañía :)

    ResponderEliminar
  13. Cuando volvemos con los proyectos Meni?
    Un abrazo grande desde el otro lado del mar ;)

    ResponderEliminar
  14. Ay Ale, espero que en cuantito acabe el mes pueda ya organizarme, porque me da nosequé que empeceis solas :)

    Un besito muy grande desde esta orilla :)

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por aquí y dejarme tus palabras :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails