14 de fevereiro de 2012

Tres cosas feas que me ha enseñado el homeschooling

El homeschooling además de una opción educativa es, sobretodo, una forma de entender el aprendizaje, una vez que decides no integrar a tus hijos en el sistema escolar tradicional y optar por la escolarización en familia, tu vida va transformándose. Ya sólo el simple hecho de no depender de las pautas de tiempo escolares, diarias o anuales, añade un montón de matices a tu vida, por lo que el homeschooling pasa a convertirse en un modo de vida, maravilloso y tremendamente gratificante, aunque como todo en la vida también tiene sus "cositas feas" y hoy me gustaría hablaros de las que a nosotros nos ha enseñado el homeschooloing, advierto que es un desahogo en toda regla, quizás vomitar todo esto hará que salgan de mi todos los sentimientos que me han provocado.


1. Sufrir la intolerancia:
Todos sabemos de la existencia de ciertas personas incapaces de tolerar los puntos de vista ajenos, pero a mi familia el homeschooling le ha llevado a padecer la actitud irrespetuosa y la perseverancia en su propia e intolerante opinión de una persona que se dedica a denunciar reiteradamente nuestra opción educativa desde hace más de un año. Denuncia que viene realizando periódicamente en el teléfono del Menor de la Xunta de Galicia, dónde se identifica con nombre, apellidos y DNI, datos a los que nosotros no tenemos derecho a acceder.

Pero su intransigencia extrema le ha llevado a ir más allá ahora que nuestra residencia está fuera del país y nuestros hijos matriculados a distancia en el CIDEAD, denunciándonos en la Guardia Civil -esta vez sin identificarse, conocedor de que si lo hubiera hecho, tendríamos derecho a conocer su identidad-. En sus denuncias nos acusa de no llevar a los niños al médico (gracias a Dios, sus cartillas de vacunación y las visitas periódicas al pediatra están oficialmente registradas), de vivir en condiciones precarias (esta vez los extractos bancarios, etc. vienen en nuestra ayuda), de prohibir a nuestros hijos relacionarse con otros niños,... En fin, todo buscando un único objetivo, que nos demos por vencidos y escolaricemos, que es la única realidad de esa persona, su Verdad Absoluta.

Lo más triste es que hemos sido nosotros los que hemos tenido que demostrar nuestra inocencia, demostrar la falsedad de todas sus acusaciones, porque en este país la denuncia es gratuíta y eres culpable hasta que demuestres lo contrario.



2. La soledad:
Este punto es el que más dolor me ha causado y aunque ha dolido muchísimo se agradece, porque una descubre quien le quiere de manera sincera, sin falsos apoyos.

Es increíble cómo todos esos amigos que apoyaban y/o respetaban tu opción educativa, desaparecen cuando más los necesitas y esto sucede porque en el fondo no respetaban tu opción, sólo la toleraban en silencio como las almorranas, porque en el fondo te ven como un trasgresor de la ley que está recibiendo su merecido. Cómo duele necesitar un abrazo y recibir silencio a cambio.

Pero doy gracias porque este infierno al que nos ha llevado "esa persona" nos ha traído desde nuestro pasado adolescente a dos amigos maravillosos que han estado ahí reconfortándonos y ayudándonos a pesar de los seis corazones que tienen en casa, porque aunque ellos les hacen tener la cabeza en otros lugares, su corazón y su cariño ha estado con nosotros. 

Y por supuesto mi tribu virtual, vosotros todos habeis sido mi muleta, mi tirita, porque la distancia no está reñida con la Amistad, ni con el cariño. Es increíble la cantidad de emails que he estado recibiendo casi a diario con vuestros animos, increíble.



3. Desconfiar e incluso temer a los Servicios Sociales.
Creo que este punto es común a todos los homeschoolers que hemos sido intervenidos por la administración. Todos comprendemos que los Técnicos en Servicios Sociales tienen un trabajo que realizar y que .tienen que comprobar aquellos casos que les llegan como absentismo pero las formas... cómo fallan en las formas. Porque una cosa es detener a alguien que ha robado -por poner un ejemplo- y otra cosa es torturarle por ello.
Los Servicios Sociales en general son muy poco respetuosos con las familias que han optado por el homeschooling, hay excepciones, por supuestísimo, yo también he conocido alguna, pero desgraciadamente son eso, excepciones. La mayoría amenaza -perdón, ellos dicen "informar"- con la retirada de la custodia del o de los menores (aún cuando existan normativas que desaconsejen la pérdida de la custodia por falta de escolarización), intenta manipular a la familia con informaciones sesgadas o poco veraces, falta al respeto a la familia infantibilizando a los progenitores, o directamente los trata como si fueran iletrados.

Es desconcertante que unas personas que entre otras cosas están ahí para velar por el bienestar del menor sean precisamente las que peor traten a las familias, que es en dónde crece el menor. Qué fácil les resulta destruir una familia desestabilizándola y qué difícil es ayudar realmente a los menores que viven en situaciones precarias, insalubres, con problemas educativos y de absentismo... (porque todos tenemos cerca un poblado chabolista ¿verdad? y eso sin contar que España es el SEGUNDO país de la OCDE con la tasa de pobreza infantil más alta), pero es más fácil destruir a una familia que ayudar a un menor que REALMENTE lo necesita, ¿o es que sólo protegen los intereses del Estado sobre el menor?

Por el contrario, la actuación de la policía autonómica es ejemplar, no he escuchado quejas de ninguna familia homeschooler intervenida.




Educarnos en familia ha sido lo más maravilloso que hemos hecho como padres y como personas y a pesar de tu intolerancia, tu intransigencia, tu incapacidad para ampliar tu horizonte visual, OTRO MUNDO ES POSIBLE y nosotros trabajamos en conseguirlo igual que en su día hicieron los insumisos, las sufragistas,... nosotros hacemos historia mientras tú ves la tele en tu sofá.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails